martes, 14 de agosto de 2012

Artic.179.LOS TRES MONOS MÍSTICOS Y LA TORTUGA


"No digas todo lo que sepas, no mires todo lo que debas, no creas todo lo que dicen"

Me encantan las leyendas. Sobre todo sus conclusiones. ¡Te dan tanto con tan poco! En una ocasión me contaron la de los tres monos místicos. ¿No sé si han oído hablar de ella? La fábula nace de una escultura de madera, que se encuentra en un santuario al norte de Tokio.  Son tres monos, el mono que no oye, el mono que no habla y el mono que no ve. Cuenta la leyenda, que los tres monos fueron enviados por los dioses, como observadores e informadores,  para conocer   lo bueno y lo malo de nosotros, los humanos. Cada mono tenía dos virtudes y un “defecto”. El mono sordo, era el encargado de utilizar el sentido de la vista para observar todo y transmitírselo al mono ciego mediante la voz. Este mono, decidía la pena y trasladaba el mensaje al mono mudo, que era el encargado de supervisar que la pena se cumpliese.

Hoy he soñado con los tres monos místicos. Suelo soñar con las leyendas que me cuentan y ya saben que en esto de los sueños, se cruzan personajes, lugares, tiempos, momentos, realidad, ficción, utopía y posibilidad. He soñado que estos tres monos viajaban, por el rio, en una vieja piragua de madera. Iban acompañados de una sabia tortuga. De repente empezaron a hundirse. Los cuatro pensativos, comenzaron una “conversación” profunda; el mono sordo le dijo al ciego, “nos hundimos porque vamos muchos dentro de la canoa”. El ciego replico “no es el peso lo que hace que nos hundamos sino el haber comido sin control y haber engordado en exceso”. El mono mudo les escribió una nota que decía: “nos hundimos porque este sistema de canoa es muy inestable y además no se está tripulando correctamente”. La tortuga, en un momento de sosiego intervino “todos tenéis razón, nos hundimos porque no deberíamos haber comido tanto, no teníamos que haber subido todos y además este modelo de canoa es muy antigua e inadecuada, para navegar libremente por estas aguas tan bravas.

Los tres monos místicos se quedaron asombrados. Tras tres segundos de reflexión, el mono ciego y el mono sordo se dirigen al mudo y le piden que desaloje a la tortuga de la canoa. Y este, en un momento vertiginoso, coge le pega una patada en el culo y la expulsa de la canoa. Continuando los tres con su discusión.

1 comentario:

  1. Muy bueno y muy cierto. Gracias por lo que escribes.

    ResponderEliminar